jueves, 15 de junio de 2017

La importancia de un niño en nuestra sociedad


Tal y como formemos y preparemos nuestro presente,
así tendremos nuestro futuro.
Nuestro futuro, por tanto, depende de nuestro presente.


Cada día nos encontramos con noticias cada vez más escandalosas y preocupantes, pobreza infantil, niños trabajando para poder comer, niños en hogares donde no hay trabajo... noticias de carácter nacional e incluso mundial como:

Centrándonos más en nuestra realidad que, aunque no pasa del todo desapercibida, todas las semanas observamos noticias que se repiten cada vez más, y no parece que la sociedad se haga eco del daño que hace al crecimiento del neocórtex infantil, algo que queda de por vida si no se trata de forma adecuada. Por poner algún ejemplo en materia deportiva infantil:

Podríamos poner miles de ejemplos que suceden no sólo en nuestro país, sino en el resto del mundo de los países que consideramos "avanzados" o del "primer mundo", y no sólo en el deporte, sino en todo. Cuando la violencia NUNCA HA RESUELTO NADA, ni lo resolverá, simplemente es una forma de expresar emociones mal enfocada (la mayoría de las veces), que si no lo gestionamos bien aumentan nuestros niveles de catecolaminas de forma descontrolada y provocará cada vez más descontrol en situaciones tensas o que activen nuestra agresividad y condicionará nuestra realidad. Pensemos en la frase:

Llevamos una vida manteniendo una forma de ser, una relación (afectiva, social, comunitaria...) o una cordialidad, y en un momento lo podemos perder todo por un descontrol emocional.

Cuando un niño se descontrola, es difícil reconducirle en fase activa; imagínate a un adulto, que su neocórtex está ya formado y no se puede corregir de manera consciente.

BASTA YA, POR FAVOR, BASTA YA,
¿TADAVÍA QUEREMOS MÁS VIOLENCIA EN EL MUNDO,
MÁS GRITOS, MÁS TRISTEZA, MÁS POBREZA...? 
¿NO HEMOS TENIDO SUFICIENTE?



Películas, series de televisión, dibujos animados, videojuegos, aspectos culturales... nos hacen ver que la violencia se devuelve con violencia, hay que ajustar cuentas, "me las pagarás", la venganza es positiva (es necesaria, es posible), pegar hace de reír (es gracioso ver cómo alguien se queja cuando ha sido pegado), caerse y hacerse daño de forma ajena es motivo de risa (cuántos vídeos en Youtube hay de caídas y nos reímos por ello; ya lo tenemos programado en nuestro neocórtex) cuando bien es sabido que si me pegas y me duele, por mucho que yo pegue el dolor va a seguir ahí (sólo hay una "falsa" liberación emocional), porque podría haber sido sin querer o por un simple malentendido. Cuánta violencia podríamos evitar y cuánto podríamos perdonar a personas que nos hicieron daño o pedir perdón a personas a quienes se lo hemos hecho, y no lo hacemos ¿por orgullo, amor propio, miedo a que no me perdone, que empiece él/ella...?

¿No querrías aprender y evolucionar con noticias positivas y agradables? Con ejemplos a seguir que impactan en nuestro corazón, con personas que muestran ejemplos que nos gusataría repetir? El cariño es un gran ejemplo a seguir. Veamos algún ejemplo:



Esto son simples ejemplos de millones más que tenemos todos los días, donde sólo salen en las noticias la punta de un gran iceberg. ¿Qué ejemplos quieres seguir, los que hacen que te sientas mal, o los que hacen que te sientas bien?


Recuerda que todas las noticias son interpretadas por quienes la cuentan, y una misma situación puede ser contada de forma muy diferente en función de quién la vea o describa (o de la atención que se quiera llamar al oyente o lector, sólo por "vender" más o mejor), por lo que si ves una noticia negativa, piensa que puede haber otros motivos u otra situación a la que estás leyendo o viendo.


A este respecto, si ves o lees noticias negativas, tendrás pensamientos-sentimientos-emociones negativas, y tu biología y subconsciente se tornará a la negatividad; si por el contrario ves o lees noticias positivas, tu entorno poco a poco demandará positividad, de tí depende, aunque esto a cada uno le lleva un tiempo (a cada uno el suyo). Piensa que no es fácil, pues es cambiar de forma de mirar al mundo, es una forma de cambiar paradigmas, y cuesta.


Las emociones NO SE PUEDEN CONTROLAR, como no se puede controlar a alguien que quiera toser, pero sí se pueden gestionar: puedes toser en la cara a alguien o puedes toser ladeando la cabeza y poniendo la mano. En el primer caso, molestarás a la otra persona o la enfadarás, en el segundo caso se considera algo normal y natural, por lo que nos e molesta a nadie, evitando posibles represarias o acciones indeseables.


La violencia no resuelve nada, pero es el resultado de una agresividad interior, de una interpretación, de un cúmulo de circunstancias personales y/o profesionales...


Recuerda, un pensamiento provoca un sentimiento,
un sentimiento provoca una emoción,
y la emoción mueve nuestra realidad.



La violencia se puede parar (La violencia como un aprendizaje desde la infancia), pero


TENEMOS QUE CORREGIR LA EDUCACIÓN DE NUESTROS NIÑOS, 
ESTÁ MUY OBSOLETA.
LOS NIÑOS DEBEN FORMAR SU NEOCÓRTEX DE FORMA CORRECTA.

Cada país, cada localidad da unas prioridades que, con toda su buena intención, pretende mejorar, o incluso poner parches a "problemas", pero los parches o las medio soluciones no arreglan nada, simplemente postponen el problema en el tiempo.

Si un país quiere realmente evolucionar o le interesan realmente a sus ciudadanos, debería invertir TODO SU POTENCIAL en la educación infantil, y con ello no me refiero a que aprendan más cosas, a que se les dé más carga curricular o a que sean más hábiles en unos deportes u otros, sino a una educación con sentido común. Por poner algún ejemplo:

  • Que no haya Leyes educativas cerradas, sino propuestas educativas o Leyes abiertas, y que las implementen quienes realmente sepan y se preocupen porque la sociedad evolucione y no engorde o enferme (cada vez hay más enfermedades, más trastornos o etiquetas...). Trabajar de forma multidisciplinar, y tener en cuenta a profesionales de la neurociencia, neuropsicología, física cuántica, pedagogía, matemática, lingüística, sociología, movimiento y salud, maestros y maestras, nutricionistas... Y todos preocupados por el ser humano, y no por unos resultados, economía o futuro laboral.
  • Tratar a cada uno de forma holística, evitando etiquetar a los niños, y trabajar con ellos según vayan demandando, evolucionar a su lado, no obligándoles a que sigan un sólo camino, pues los caminos son infinitos para llegar a un mismo lugar, o incluso se pueden llegar a otros lugares mucho mejores.
  • La escuela no debería ser sólo para aprendizaje de conocimientos, sino de mejora y aprendizaje de todo tipo de posibilidades: mejorar el autoestima, aprender a resolver y gestionar conflictos, aprender a gestionar las emociones, compensar desajustes personales y familiares, tiempo para escuchar a cada uno, tiempo para resolver conflictos que puedan surgir, jugar para construir aprendizajes significativos, actividad física para la salud...
  • Haciendo otro tipo de agrupaciones. La escuela lleva cientos de años de la misma forma, no ha evolucionado casi nada (el profesor habla y los niños escuchan, normalmente en silencio).
  • Flexibilizar los colegios, pues cada comunidad, cada localidad tiene unos intereses, unas fortalezas, unos ideales... y los niños al final son quienes cambian el entorno, pues son quienes van a dirigir el mundo en "breve" (el tiempo pasa "demasiado" deprisa).
  • Reorganizar las universidades, institutos de formación, escuelas y colegios, quitando contenidos inválidos y obsoletos de una vez, readaptando teorías y profesores no válidos (tienen y deben adaptarse a una realidad diferente), dejar de lado la autoridad porque sí por el convencimiento y el sentido común, trabajar con el único objetivo de la evolución del ser humano en lugar de las empresas y el trabajo, tener en cuenta cómo funciona el cerebro humano...
  • Etc.

¿Queremos reducir nuestro miedo, nuestra rabia, nuestra tristeza...? Pues eduquemos a los niños de forma adecuada y con sentido común,

TENGAMOS EN CUENTA DE UNA VEZ A LA BIOLOGÍA HUMANA
Y A CÓMO FUNCIONA EL CEREBRO HUMANO


Hay mucho por hacer y mucho por trabajar, quien quiera despertar lo puede hacer, por eso, si has tenido suficiente puedes empezar a trabajar en ello, y lo que puedes hacer es informarte y formarte, déjate llevar por tus sensaciones y emociones, que son la brújula de tu interior. Dejemos de ver negatividad, protejámosles de la violencia (noticias, periódicos, dibujos animados, películas o series suscitadores de violencia, deporte competitivo...).


Dejemos de hablar de daños colaterales, pues si una familia está mal, sus hijos van a estar mal, no son daños colaterales, son daños, hablemos con coherencia. Al igual que en el prospecto de un medicamento aparece efectos secundarios, no son efectos secundarios, son efectos, efectos primarios. Por favor, coherencia.


Piensa que nosotros somos niños "dolidos", pues tenemos muchas cosas pendientes de nuestra infancia, y todos tenemos a un niños o niña en nuestro interior al que ayudar también.


No entendamos que tenemos que dar a los niños todo lo que piden, o tenemos que hacerlos felices, es un error que también se está malinterpretando, pues darle todo a un niño es una forma de fomentar la violencia, pues crecen creyendo que el mundo les pertenece.

No veamos a los niños sólo como a niños, sino como seres humanos con un gran potencial que aún están madurando y en proceso de formación.

Protejamos a nuestros niños, 
protejamos de una vez nuestro futuro,
aunque sea por simple egoísmo.